De celda en celda voy
pero presa no estoy.

 

más adivinanzas de animales...

Lo rascaba llorando de la crin a la cola y en él se iba trotando por una loma.

Es negro como un curita y no se cansa de hacer bolitas.