En un castillo redondo,
doce caballeros
de guardia están;
un flaco lancero
y un gordo escudero,
marchan al compás.

 

más adivinanzas sobre el tiempo...

Son doce hermanas y todas gastan medias y, aunque, van numeradas todas son cantadas.

Cuando apenas he nacido, mi vida se acaba al punto; aunque no soy el primero, lo sigo por todo el mundo.