Hombrecitos de colores,
metidos en una caja,
sin hablar nada te dicen:
¡peligro!, ¡cuidado!, ¡pasa!

 

más adivinanzas de la ciudad y la calle...

Le hacen correr sus caballos y nunca le salen callos.

Ciudadano muy mirado, moderno camaleón, subido en tu árbol, cambias de color.