ya tenemos 1056 adivinanzas

las adivinanzas para niños más diver

Un campo bien labrado
no gasta reja ni arado.


Un barbecho
bien labrado,
ni entra mula,
ni entra arado.

Es un campo colorado
con los surcos muy derechos;
muy en alto está situado
e inclinado de dos lados.


En el buen tiempo a nadie marea,
en cuanto llueve repiquetea.



Aunque músculos no tengo,
los techos yo sostengo.

Aunque soy iluminada
siempre me tienen colgada.


Pequeña como una pera
y alumbra la casa entera.


Su forma es de pera,
aunque es de cristal
da luz sin espera
para cada cual.

Es una pera colgada
que toda la casa alumbra
sin tener humo ni llama.


Siempre andamos por el suelo
de alcobas y de salones
y en historias orientales
hasta hacemos algún vuelo.

A la entrada de tu casa
algo suena si lo aprietan
y tu sales presurosa
a abrir deprisa la puerta.


Está hecha de metal,
de madera o de cristal
y golpes siempre recibe
cuando la entrada prohíbe.

Golpe va,
golpe viene
y en su puesto
se mantiene.


Cuando la entrada
yo les prohíbo,
son muchos golpes
los que recibo.

Ni corre, ni vuela,
pero siempre te precede,
cuando vas o cuando llegas.


Muchos golpes recibe
cuando a la gente,
la entrada prohíbe.

Ya ves, ya ves,
tan claro que es.
No me la adivines
de aquí a un mes.


Doy vueltas y no soy tiempo,
un secreto sé guardar,
si no me cuidan, me pierdo.
¿Con mi nombre sabrás dar?

Al nacer fui maltratada,
mi dueño me tiene amor,
y aunque soy mujer honrada,
me suele tener atada
y con guardas mi señor.


Como conoce la clave,
gira por su laberinto
y deja entrar al recinto.

Sin ella en la mano
ni entras ni sales,
ni vas a la calle.


Poseo dientes y ojos
y para hacerme trabajar
me has de meter en cerrojos.

Chiquita como un ratón
guarda la casa como un león