ya tenemos 1053 adivinanzas

las adivinanzas para niños más diver

En el estanque me admiran,
por mi elegancia y belleza
tengo cuello largo y fino
y muy bonita cabeza.


Anido en las torres,
largo cuello tengo
y todos los años
por San Blas vengo.

En alto vive,
en alto vuela,
en alto toca
las castañuelas.


Es blanca como la nieve,
es negra como el carbón,
las patas como una vela,
el cuello como una hoz.



Mis patas largas,
mi pico largo,
hago mi casa
en el campanario.

Llevo pijama a diario
sin guardarlo en el armario.


Aunque yo llevo pijama,
siempre ando muy despierta,
por no servir al león
de suculenta merienda.


Envuelto en un cobertor,
haga frío o calor.

Mi casa llevo a cuestas,
tras de mí dejo un sendero,
soy lento de movimientos,
no le gusto al jardinero.


Jamás de su casa sale
y corre el monte y el valle.

¿Quién es este que se arrima
trayendo su casa encima?


Un solo portero,
un solo inquilino,
tu casa redonda
la llevas contigo.

Me encuentras en la playa
a la sombra y al sol,
mi nombre tiene cara
y también tiene col.


Sin salir de su casa
por todos los sitios pasa.

Nunca pongo mala cara,
aunque siempre me dan col,
acierta bobalicón.


Voy con mi casa al hombro,
camino sin tener patas,
y voy marcando mi huella
con un hilito de plata.

¿Qué es, qué es,
del tamaño de una nuez,
que sube la cuesta
y no tiene pies?


Adivina, adivinajera:
no tiene traje y sí faltriquera.

Con nombre de perro empieza
este curioso animal,
que aunque nunca compra nada
siempre con la bolsa va.


Powered by CDN Rewrites

Google+