ya tenemos 1053 adivinanzas

las adivinanzas para niños más diver

Quién es un viejo ligero,
que es de cuatro movimientos
puestos en doce cimientos,
que, a cualquier pasajero,
da más penas que contentos.


Te indica el día,
te indica el mes,
te indica el año.
Dime ¿qué es?


Me hallo en los escritorios
y en las casas comerciales,
todos me miran quien soy
para ver lo que contengo.
Mis días están contados
y el día que voy a morir
ya se sabe de antemano.

Dos hermanas en la plaza,
ambas marchan a la par,
si una da doce vueltas,
la otra una, nada más.



Juntos dos en un borrico,
ambos andan a la par,
doce leguas anda uno
y una el otro nada más.

En un castillo redondo,
doce caballeros
de guardia están;
un flaco lancero
y un gordo escudero,
marchan al compás.


Soy un caballero muy aseñorado,
tengo doce damas para mi regalo,
todas van en coche y gastan sus cuartos,
todas usan medias, pero no zapatos.


Una cara con dos manos
pegada está a la pared.
Antes de un minuto, hermanos,
¿sabréis decirme quién es?

Brazos tengo desiguales
y a mi ritmo se mueven los mortales.


Tengo agujas y no sé coser,
tengo números y no sé leer.

Tiene agujas y no cose,
no se mueve, pero anda,
si le das cuerda funciona
y el paso del tiempo señala.


Corre más que un ciclista,
nunca da marcha atrás,
si lo pierdes de vista,
¡cómo envejecerás!

¿Qué cosa, qué cosa es?
que vuela sin tener alas,
y corre sin tener pies.


Para unos soy muy corto;
para otros, regular;
para los tristes muy largo;
para Dios, la eternidad.

Pisados, siempre en el suelo,
recibiendo malos tratos,
y sin señales de duelo.


De día llenos de carne,
de noche con la boca al aire.

Dos hermanitos muy igualitos,
en llegando a viejecitos
abren los ojitos.


No me utilizan los patos
más me llevan de apellido,
con «Z» empieza mi nombre,
¡y ya el resto es pan comido!

Me pisas y no me quejo,
me cepillas si me mancho,
y con mi hermano gemelo
bajo tu cama descanso.


Powered by CDN Rewrites

Google+