adivinanzas para niños

Ave me llaman a veces
y es llana mi condición.

 

más adivinanzas de frutas...

No soy de oro, plata no soy; ya te he dicho quién soy.

Una madre con cien hijas y a todas pone camisas.

Si tú me quieres comer, me verás marrón peludo y no me podrás romper porque por fuera soy duro.

Es santa y no bautizada, y trae consigo el día, gorda es y colorada y tiene la sangre fría.

Era un sol en miniatura y en el árbol la encontré. Cuando sin piel la dejé, me fascinó su frescura. ¿Qué es?

A esta fruta se le culpa y fue cosa del demonio, pues comieron de su pulpa los del primer matrimonio.

Agua pasa por mi casa, cate por mi corazón. El que no lo adivinara, será un burro cabezón.

Ave soy, pero no vuelo; mi nombre es cosa muy llana: soy una simple serrana, hija de un hijo del suelo.

¿Qué le dijo una cereza a otra cereza?

Arca, monarca, llena de placer; ningún carpintero te ha sabido hacer.