adivinanzas para niños

En el monte fue nacido
lo que nunca fue sembrado;
tiene las patitas verdes
y el bonete colorado.

 

más adivinanzas de flores...

En el monte fue nacido lo que nunca fue sembrado; tiene las patitas verdes y el bonete colorado.

Soy como hierro labrado, en el nombre, no en color, es suavísimo mi olor, con agua y sol me he criado, asomado a un corredor.

No me olvides mi vida te digo con una flor, en ella está resumida la dulzura de mi amor.

Quita una «ene» a violenta y quedará un color que además es una flor aunque no huele a menta.

Con mi cara roja, mi ojo negro y mi vestido verde el campo alegro.

Una especie de corona de color que atrae a los visitantes a la flor.

Soy la flor del indeciso y del adivinador, todos me arrancan los pétalos: sí, no, sí no, sí, no.

Unas manchas encarnadas entre los trigales son notas coloradas que alegran a los zagales.

Pura como el aire puro, perversa como un traidor, rojo es su color oscuro y su aroma embriagador.

De la mar salió mi nombre y tan desgraciada nací que huyendo de mi desgracia contra una garita di.