adivinanzas para niños

Una cosa quisicosa,
de ovalada construcción,
todos los hombres la tienen,
pero las mujeres, no.
El Obispo como todos
también tiene dos.

 

más adivinanzas de letras...

Aunque diciendo mi nombre des tú casi un estornudo, hacha me tiene en su vientre pero mi sonido es mudo.

Sin ser el padre de Adán, principio y fin del alma he sido. En medio del mar y al final de la tierra, se escucha mi sonido.

Wamba y Witiza me tienen de pie, Víctor sólo a medias y Muza al revés.

¿Qué hay en semana, en minuto y en mes, pero no en hora ni en tres?

No me pronuncies dos veces que tengo sonido feo; siendo la letra del kilo en carreteras me veo.

En cualquier día de la semana me verás, excepto en domingo que no me encontrarás.

A la orilla del mar estoy, y sin mi no hay amor. Soy primera en el misterio y no existo en el dolor.

Formo parte de París, en el fin del mar me encuentro, en el principio de Roma y, del Norte, estoy en el centro.

Me puedes ver en tu piso, y también en tu nariz; sin mí no habría ricos y nadie sería feliz.

Soy un palito muy derechito, y encima de la frente llevo un mosquito, que ni pica, ni vuela, ni toca la vihuela.