adivinanzas para niños

Adivina, adivinanza
Vuela entre las flores
con sus alas de colores

 

más adivinanzas de animales...

Duro por arriba, duro por abajo, cara de serpiente y patas de palo.

Del fin del estanque vengo, para mirar a los niños, a los cuales entretengo, con saltos, juegos y brincos. ¿Quién soy?

Larga y lisa, larga y lisa, llevo puesta una camisa, toda bordada, bordada, sin costura ni puntada.

¿Quién hace en los troncos su oscura casita y allí esconde, avara, cuanto necesita?

Tengo tinta, tengo plumas y brazos tengo, además, pero no puedo escribir, porque no aprendí jamás.

Nunca camina por tierra, ni vuela, ni sabe nadar, pero aún así siempre corre, sube y baja sin parar.

Soy un animal patoso, y cuento con muchas patas; pero, en cambio, sólo tengo un pico y un par de alas.

Mi nombre lo leo, mi apellido es pardo, quién no lo adivine, es un poco tardo.

Desde hace miles de años hemos transportado al hombre; ahora nos lleva escondidos en el motor de su coche.

Anido en las torres, largo cuello tengo y todos los años por San Blas vengo.