adivinanzas para niños

Aunque no soy importante,
en la vida pinto algo;
mas no podré trabajar
cuando yo me quede calvo.

 

más adivinanzas de herramientas...

Redondo, redondo, fila por fila; quien sepa leer mi nombre escriba.

Tengo el cuerpo de madera, mi cabeza es de metal y mi afición verdadera: golpear y golpear.

Golpe tras golpe, clavo tras clavo, eso es lo que yo hago.

Tengo cabeza de hierro y mi cuerpo es de madera, al que yo le piso un dedo, ¡menudo grito que pega!

Con la boca aprieto muy valiente y nunca me rompo un diente.

Yo tengo un ángulo recto y tres lados que me abarcan. Aunque no quieras creerlo, mi nombre completo es cuadra.

Escriba, escriba y comprobará que mi nombre se lo he dicho ya.

Nombre de ciudad tengo y a todo el que froto algo le desprendo.

Yo soy aquel desdichado y es tan grande mi bajeza, que después que me has comprado y tu esclavo me has llamado me quebrantas la cabeza.

Chiquito como un ratón, y cuida la casa como un león. ¿Qué será?