adivinanzas para niños

Cien amigos tengo,
todos en una tabla,
si yo no los toco,
ellos no me hablan

 

más adivinanzas de instrumentos musicales...

Entre pared y pared hay una santa mujer que con el diente llama a la gente, con las muelas a las mozuelas, con los colmillos a los chiquillos.

Me rascan continuamente de forma muy placentera, mi voz es muy bien timbrada y mi cuerpo de madera.

Instrumento musical, jaranero y redondico, que todos saben tocar del virtuoso al borrico y que resulta esencial si cantas un villancico.

Puedo ser alegre o triste, según quien me toque esté: con que me rasgues las cuerdas, buen sonido emitiré.

Marfil y madera fina, a tocarnos con talento, el que no sabe, no atina.

Zumba que te zumba, se oye mi son, en las noches navideñas, hasta que aparece el sol.

Una vieja con un diente que llama a toda la gente.

Una niña tontiloca, con la boca en la barriga, y las tripas en la boca.

Con tan sólo cuatro cuerdas, que un arco pone en acción, esta caja melodiosa te alegrará el corazón.

En una larga abertura tengo yo mi dentadura y luego que empiezo a hablar, todas mis piezas se mueven sin poderlas yo parar.