adivinanzas para niños

Te digo y te repito
que si no lo adivinas
no vales un pito.

 

más adivinanzas de alimentos...

Yo soy el diminutivo de una fruta muy hermosa, tengo virtud provechosa, en el campo siempre vivo y mi cabeza es vistosa.

Soy blanca como la nieve y dulce como la miel; yo alegro los pasteles y la leche con café. ¿Quién soy?

Aunque me corten y corten nunca me verás sangrar, porque me han curado al frío y metido en mucha sal.

En un cuartito caliente, hay bailando mucha gente.

Vengo de padres cantores aunque yo no soy cantor, traigo los hábitos blancos y amarillo el corazón.

Blanca fue mi niñez, morada mi mocedad, negra y prieta mi vejez, adivina qué será.

La mujer del quesero, ¿qué será?

Después de haberme molido, agua hirviendo echan en mi, la gente me bebe mucho, cuando no quieren dormir.

Y la casa del quesero, ¿qué sería?

Una cajita chiquita, blanca como la cal: todos la saben abrir, nadie la sabe cerrar.