adivinanzas para niños

Cuatro señoras
van para francia
ruedan y ruedan
y nunca se cansan

 

más adivinanzas de la ciudad y la calle...

Con sólo tres colores ordeno a cada uno. Si todos me respetan no habrá accidente alguno.

Un bulto veo venir, sus pasos no hay quien los cuente, y, cuando se acerca a mí, meto mi cuerpo en su vientre.

Un tipo de fino talle que con sólo tres colores ayuda a cruzar la calle a los niños y mayores.

Por caminitos de hierro, el gusano de metal, en su barriga transporta la gente por la ciudad, llevándola por un túnel en completa oscuridad.

Le hacen correr sus caballos y nunca le salen callos.

Hombrecitos de colores, metidos en una caja, sin hablar nada te dicen: ¡peligro!, ¡cuidado!, ¡pasa!

Ciudadano muy mirado, moderno camaleón, subido en tu árbol, cambias de color.

Cuatro señoras van para francia ruedan y ruedan y nunca se cansan

Vivo entre dos muros que no pueden verse y aunque no me doblo me dobla la gente.

Me llegan las cartas y no sé leer y, aunque me las trago, no mancho el papel.