adivinanzas para niños

Corre más que un ciclista,
nunca da marcha atrás,
si lo pierdes de vista,
¡cómo envejecerás!

 

más adivinanzas sobre el tiempo...

Quién es un viejo ligero, que es de cuatro movimientos puestos en doce cimientos, que, a cualquier pasajero, da más penas que contentos.

Brazos tengo desiguales y a mi ritmo se mueven los mortales.

Nos llegan muy de mañana y se van mucho después, regresan cada semana y cuatro veces al mes.

Un árbol con doce ramas, cada rama, cuatro hijas, cada hija, siete hijos, me dices ¿cómo se llama?

Dos hermanas en la plaza, ambas marchan a la par, si una da doce vueltas, la otra una, nada más.

De siete en siete vamos cogiditos de las manos.

Unas surgen con la luna, a otras las alumbra el sol, todas juegan al corro y todas hermanas son.

¿Qué cosa no ha sido y tiene que ser, y que cuando sea dejará de ser?

Aquí estamos doce hermanos; yo, que el segundo nací, soy el menor entre todos: ¿Cómo puede ser así?

Corre más que un ciclista, nunca da marcha atrás, si lo pierdes de vista, ¡cómo envejecerás!