adivinanzas para niños

Primero ciega,
luego pincha
y todo une
mientras camina.

 

más adivinanzas de costura y plancha...

Dos hermanas diligentes que caminan al compás, con el pico por delante y los ojos por detrás.

Te la digo, te la digo, te la vuelvo a repetir; te la digo veinte veces y no me la sabes decir.

¿Quién es esa señora, que tiene la propiedad, de estirar bien lo arrugado y de arrugar lo estirado, con igual facilidad?

Verde fue mi nacimiento y amarillo fue mi abril; tuve que ponerme blanco para poderte servir.

Tan largo como un camino, proviene de vegetal, y a pesar de su extensión, en un cesto puede estar.

Un pie grave, ardiente y plano, va dejando el campo llano y, al pasar, su calentura va dejando en la llanura.

Pico sin tener enojos y, sin nacer, soy de corte, pero muchos, con arrojos, los dedos, viendo mi porte, me los meten por los ojos.

Cuanto más largas más cortas, cuanto más cortas más largas.

Con «A» empieza mi nombre, de las damas soy querido, si me prenden voy seguro, y, si me sueltan, perdido.

Y lo es, y lo es y no me lo adivinas en un mes.