adivinanzas para niños

Te la digo, te la digo,
te la vuelvo a repetir;
te la digo veinte veces
y no me la sabes decir.

 

más adivinanzas de costura y plancha...

Locomotora no soy, mas cuando con vapor voy, dejo muy alisado si me usan con cuidado.

¿Quién es esa señora, que tiene la propiedad, de estirar bien lo arrugado y de arrugar lo estirado, con igual facilidad?

De mi ojo cuelga un hilo largo, que une las telas y hace las prendas.

Vengo al mundo a trabajar, y tengo tan mala suerte, que todos me pinchan el culo, y yo no me puedo quejar.

Largo, largo, como un camino y cabe en un «pucherino».

Un pie grave, ardiente y plano, va dejando el campo llano y, al pasar, su calentura va dejando en la llanura.

Siempre de mí dicen algo, aunque muy humilde soy; no soy señor y me tratan, con la nobleza del don.

Pequeños, redondos, con agujeritos, valemos muy poco, solos o juntitos, mas de nosotros depende el buen vestir de la gente.

Tan largo como un camino, proviene de vegetal, y a pesar de su extensión, en un cesto puede estar.

Cuando pasa ¡cómo pisa!, deja rasa la camisa.