adivinanzas para niños

Si bien empiezo con bo,
no soy bota ni botijo,
¡bobo, tonto!,
¡qué lo he dicho!

 

más adivinanzas de costura y plancha...

Verde fue mi nacimiento y amarillo fue mi abril; tuve que ponerme blanco para poderte servir.

Yo con mi hermana gemela andamos siempre al compás, con la boca por delante y los ojos por detrás.

Siempre de mí dicen algo, aunque muy humilde soy; no soy señor y me tratan, con la nobleza del don.

Primero ciega, luego pincha y todo une mientras camina.

Cuanto más largas más cortas, cuanto más cortas más largas.

Soy alta y delgada, tengo un ojo, hago vestidos y no me los pongo.

Cuando me caliento hasta los talones aliso camisas y pantalones.

Un pie grave, ardiente y plano, va dejando el campo llano y, al pasar, su calentura va dejando en la llanura.

Pica, picando, colita arrastrando.

Vengo al mundo a trabajar, y tengo tan mala suerte, que todos me pinchan el culo, y yo no me puedo quejar.