adivinanzas para niños

Si bien empiezo con bo,
no soy bota ni botijo,
¡bobo, tonto!,
¡qué lo he dicho!

 

más adivinanzas de costura y plancha...

Vengo al mundo a trabajar, y tengo tan mala suerte, que todos me pinchan el culo, y yo no me puedo quejar.

Seguro que en tu casa está si no lo sabes no importa. Pero ¿qué cosa será que cuanto más larga más corta?

Dos hermanas diligentes que caminan al compás, con el pico por delante y los ojos por detrás.

Dama da, dama deja, y no se queja de lo que deja.

¿Quién es esa señora, que tiene la propiedad, de estirar bien lo arrugado y de arrugar lo estirado, con igual facilidad?

Y lo es, y lo es y no me lo adivinas en un mes.

Una señora, muy aseñorada, tiene muchos dientes y se cose a puntadas.

Con «A» empieza mi nombre, de las damas soy querido, si me prenden voy seguro, y, si me sueltan, perdido.

Verde fue mi nacimiento y amarillo fue mi abril; tuve que ponerme blanco para poderte servir.

Locomotora no soy, mas cuando con vapor voy, dejo muy alisado si me usan con cuidado.