adivinanzas para niños

Largo, largo, como un camino
y cabe en un «pucherino».

 

más adivinanzas de costura y plancha...

Un pie grave, ardiente y plano, va dejando el campo llano y, al pasar, su calentura va dejando en la llanura.

Dos hermanas diligentes que caminan al compás, con el pico por delante y los ojos por detrás.

Cuando me caliento hasta los talones aliso camisas y pantalones.

Locomotora no soy, mas cuando con vapor voy, dejo muy alisado si me usan con cuidado.

Verde fue mi nacimiento y amarillo fue mi abril; tuve que ponerme blanco para poderte servir.

Una señora, muy aseñorada, tiene muchos dientes y se cose a puntadas.

Pico sin tener enojos y, sin nacer, soy de corte, pero muchos, con arrojos, los dedos, viendo mi porte, me los meten por los ojos.

De mi ojo cuelga un hilo largo, que une las telas y hace las prendas.

Vengo al mundo a trabajar, y tengo tan mala suerte, que todos me pinchan el culo, y yo no me puedo quejar.

Con «A» empieza mi nombre, de las damas soy querido, si me prenden voy seguro, y, si me sueltan, perdido.