adivinanzas para niños

Largo, largo, como un camino
y cabe en un «pucherino».

 

más adivinanzas de costura y plancha...

Pequeños, redondos, con agujeritos, valemos muy poco, solos o juntitos, mas de nosotros depende el buen vestir de la gente.

Verde fue mi nacimiento y amarillo fue mi abril; tuve que ponerme blanco para poderte servir.

Cuando pasa ¡cómo pisa!, deja rasa la camisa.

Con «A» empieza mi nombre, de las damas soy querido, si me prenden voy seguro, y, si me sueltan, perdido.

Primero ciega, luego pincha y todo une mientras camina.

Don dedín tiene un sombrero para no hacerse agujeros.

Pico sin tener enojos y, sin nacer, soy de corte, pero muchos, con arrojos, los dedos, viendo mi porte, me los meten por los ojos.

Dos hermanas diligentes que caminan al compás, con el pico por delante y los ojos por detrás.

Una señora, muy aseñorada, tiene muchos dientes y se cose a puntadas.

¿Quién es esa señora, que tiene la propiedad, de estirar bien lo arrugado y de arrugar lo estirado, con igual facilidad?