adivinanzas para niños

De día yo me levanto,
de noche a la cama voy,
tiño de rojo el ocaso,
¿a qué no sabes quién soy?

 

más adivinanzas sobre el sol, la luna y las estrellas...

Salimos cuando anochece, nos vamos si canta el gallo, y hay quien dice que nos ve cuando le pisan un callo.

Siempre quietas, siempre inquietas; dormidas de día, de noche despiertas.

Aparecen de noche sin que las llames. Desaparecen de día sin que las roben. ¿Qué son?

De día yo me levanto, de noche a la cama voy, tiño de rojo el ocaso, ¿a qué no sabes quién soy?

Sin ser rica tengo cuartos y, sin morir, nazco nueva; y a pesar de que no como, hay noches que luzco llena.

Por las barandas del cielo se pasea una doncella vestida de azul y blanco y reluce como estrella.

Una gran moneda dorada que vale mucho y por la que no pagas nada.

La noche tiene un ojo, un ojo de plata fina y usted será muy flojo, muy flojo, si no adivina

Parecen siempre quietas, pero dan vueltas y vueltas, duermen todo el dia, y de noche despiertan.

Soy un señor encumbrado, ando mejor que un reloj, me levanto muy temprano y me acuesto a la oración.