adivinanzas para niños

De día yo me levanto,
de noche a la cama voy,
tiño de rojo el ocaso,
¿a qué no sabes quién soy?

 

más adivinanzas sobre el sol, la luna y las estrellas...

Sin ser rica tengo cuartos y, sin morir, nazco nueva; y a pesar de que no como, hay noches que luzco llena.

Tan redonda como un queso, nadie puede darle un beso.

Muchas lamparitas muy bien colgaditas, siempre encandiladas y nadie las atiza.

Es la osa más grande del firmamento, para verla mejor buscas aumento.

Aparecen de noche sin que las llames. Desaparecen de día sin que las roben. ¿Qué son?

De día yo me levanto, de noche a la cama voy, tiño de rojo el ocaso, ¿a qué no sabes quién soy?

Salimos cuando anochece, nos vamos si canta el gallo, y hay quien dice que nos ve cuando le pisan un callo.

Por las barandas del cielo se pasea una doncella vestida de azul y blanco y reluce como estrella.

Siempre quietas, siempre inquietas; dormidas de día, de noche despiertas.

Soy un señor encumbrado, ando mejor que un reloj, me levanto muy temprano y me acuesto a la oración.