adivinanzas para niños

Aparecen de noche
sin que las llames.
Desaparecen de día
sin que las roben.
¿Qué son?

 

más adivinanzas sobre el sol, la luna y las estrellas...

Redondo, redondo como un pandero, quien me toma en verano debe usar sombrero.

Aparecen de noche sin que las llames. Desaparecen de día sin que las roben. ¿Qué son?

La noche tiene un ojo, un ojo de plata fina y usted será muy flojo, muy flojo, si no adivina

Toda mi vida en un mes; mi caudal son cuatro cuartos y aunque me ves pobrecita ando siempre muy alto.

Dicen que soy rey y no tengo reino; dicen que soy rubio y no tengo pelo; dicen que ando y no me meneo; arreglo relojes sin ser relojero.

De día yo me levanto, de noche a la cama voy, tiño de rojo el ocaso, ¿a qué no sabes quién soy?

Una gran moneda dorada que vale mucho y por la que no pagas nada.

Siempre quietas, siempre inquietas; dormidas de día, de noche despiertas.

Por las barandas del cielo se pasea una doncella vestida de azul y blanco y reluce como estrella.

Salimos cuando anochece, nos vamos si canta el gallo, y hay quien dice que nos ve cuando le pisan un callo.