adivinanzas para niños

Aparecen de noche
sin que las llames.
Desaparecen de día
sin que las roben.
¿Qué son?

 

más adivinanzas sobre el sol, la luna y las estrellas...

Por las barandas del cielo se pasea una doncella vestida de azul y blanco y reluce como estrella.

Redondo, redondo como un pandero, quien me toma en verano debe usar sombrero.

Muchas lamparitas muy bien colgaditas, siempre encandiladas y nadie las atiza.

Sin ser rica tengo cuartos y, sin morir, nazco nueva; y a pesar de que no como, hay noches que luzco llena.

Una gran moneda dorada que vale mucho y por la que no pagas nada.

Siempre quietas, siempre inquietas; dormidas de día, de noche despiertas.

Parecen siempre quietas, pero dan vueltas y vueltas, duermen todo el dia, y de noche despiertan.

Tan redonda como un queso, nadie puede darle un beso.

Toda mi vida en un mes; mi caudal son cuatro cuartos y aunque me ves pobrecita ando siempre muy alto.

De día yo me levanto, de noche a la cama voy, tiño de rojo el ocaso, ¿a qué no sabes quién soy?