adivinanzas para niños

En verano barbudo
y en invierno desnudo,
¡esto es muy duro!

 

más adivinanzas de la naturaleza...

Sin vacación en sus cursos, al principio son pequeños, suelen nacer en montañas y morir de marineros.

Muchas monjitas en un convento, visitan las flores y hacen dulces dentro.

Kilómetros mido, hectolitros llevo, kilovatios doy, hectáreas mantengo.

Hay un hijo que hace nacer a la madre que le dio el ser.

Lleva años en el mar y aún no sabe nadar.

Tengo lecho y no me acuesto tengo curso sin ser maestro.

Nazco y muero sin cesar; sigo no obstante existiendo, y, sin salir de mi lecho, me encuentro siempre corriendo.

Es tan humilde y tan buena que hasta se deja pisar; para el almuerzo y la cena la vaca la va a tomar.

Como el algodón suelo en el aire flotar, a veces otorgo lluvia y otras, sólo humedad.

En mí se mueren los ríos, y por mí los barcos van, muy breve es el nombre mío, tres letras tiene no más.