adivinanzas para niños

Van y llegan,
se llevan lo que traen
y lo que traen se llevan

 

más adivinanzas de la naturaleza...

Sin vacación en sus cursos, al principio son pequeños, suelen nacer en montañas y morir de marineros.

En verano barbudo y en invierno desnudo, ¡esto es muy duro!

¿Qué es, qué es, que te da en la cara y no lo ves?

Vuela sin alas, silba sin boca, azota sin manos y tú ni lo ves ni lo tocas.

Desde el día en que nací, corro y corro sin cesar: corro de noche y de día hasta llegar a la mar.

Lleva años en el mar y aún no sabe nadar.

Alto, alto, como un pino, pesa menos que un comino.

No ves el sol, no ves la luna, y si está en el cielo no ves cosa alguna.

Nazco y muero sin cesar; sigo no obstante existiendo, y, sin salir de mi lecho, me encuentro siempre corriendo.

Son mis colores tan brillantes que el cielo alegro en un instante.