adivinanzas para niños

Hay un hijo
que hace nacer
a la madre
que le dio el ser.

 

más adivinanzas de la naturaleza...

Cuatro puntos son y para distinguirlos necesitamos del sol.

Desde el día en que nací, corro y corro sin cesar: corro de noche y de día hasta llegar a la mar.

Nazco en lugares abruptos sin haber tenido padre y conforme voy muriendo va naciendo mi madre.

Vuela sin alas, silba sin boca, azota sin manos y tú ni lo ves ni lo tocas.

Nicanor tenía un barco y con él surcaba el río; ¿era este un barco pequeño o este era un gran navío? Lee despacio, Encarnación, y hallarás la solución.

Alas de mil colores y se pierden entre las flores.

Es una enorme naranja pero de zumo salado, los gajos se le suponen entre un par de meridianos.

En verano barbudo y en invierno desnudo, ¡esto es muy duro!

No ves el sol, no ves la luna, y si está en el cielo no ves cosa alguna.

Son mis colores tan brillantes que el cielo alegro en un instante.