adivinanzas para niños

Desde el día en que nací,
corro y corro sin cesar:
corro de noche y de día
hasta llegar a la mar.

 

más adivinanzas de la naturaleza...

Sin vacación en sus cursos, al principio son pequeños, suelen nacer en montañas y morir de marineros.

Desde el día en que nací, corro y corro sin cesar: corro de noche y de día hasta llegar a la mar.

Van y llegan, se llevan lo que traen y lo que traen se llevan

En el campo soy hallada y al fuego alimento. Donde quiera que soy llevada, es para darme tormento.

¿Qué es, qué es, que te da en la cara y no lo ves?

Son mis colores tan brillantes que el cielo alegro en un instante.

Alto, alto, como un pino, pesa menos que un comino.

En mí se mueren los ríos, y por mí los barcos van, muy breve es el nombre mío, tres letras tiene no más.

Muchas monjitas en un convento, visitan las flores y hacen dulces dentro.

En el cielo soy de agua, en la tierra soy de polvo, en las iglesias de humo y mancha blanca en los ojos.