adivinanzas para niños

Desde el día en que nací,
corro y corro sin cesar:
corro de noche y de día
hasta llegar a la mar.

 

más adivinanzas de la naturaleza...

Son mis colores tan brillantes que el cielo alegro en un instante.

Es una enorme naranja pero de zumo salado, los gajos se le suponen entre un par de meridianos.

En el cielo soy de agua, en la tierra soy de polvo, en las iglesias de humo y mancha blanca en los ojos.

¿Qué es, qué es, que te da en la cara y no lo ves?

El cielo y la tierra se van a juntar; la ola y la nube se van a enredar. Vayas donde vayas siempre lo verás, por mucho que andes nunca llegarás.

Millares de soldaditos van unidos a la guerra, todos arrojan lanzas que caen sobre la tierra.

Girando toda su vida, toda su vida girando y no aprendió a ser más rápida da una vuelta y tarda un día, da otra vuelta y tarda un año.

Vuela en el aire, pace en la tierra, se posa en los árboles, anda en la mano, se deshace en el horno y se ahoga en el agua.

Desde el día en que nací, corro y corro sin cesar: corro de noche y de día hasta llegar a la mar.

Un convento bien cerrado, sin campanas y sin torres y muchas monjitas dentro, preparan dulces de flores.