adivinanzas para niños

Aparece por delante,
por los lados, por la espalda,
te descuidas un instante
y te levanta la falda.

 

más adivinanzas de la naturaleza...

En mí se mueren los ríos, y por mí los barcos van, muy breve es el nombre mío, tres letras tiene no más.

Desde el día en que nací, corro y corro sin cesar: corro de noche y de día hasta llegar a la mar.

Como una peonza da vueltas al sol, gira que gira, sin tener motor.

Kilómetros mido, hectolitros llevo, kilovatios doy, hectáreas mantengo.

Muchas monjitas en un convento, visitan las flores y hacen dulces dentro.

Nazco en lugares abruptos sin haber tenido padre y conforme voy muriendo va naciendo mi madre.

Alto, alto, como un pino, pesa menos que un comino.

Vuela sin alas, silba sin boca, azota sin manos y tú ni lo ves ni lo tocas.

Nicanor tenía un barco y con él surcaba el río; ¿era este un barco pequeño o este era un gran navío? Lee despacio, Encarnación, y hallarás la solución.

Alas de mil colores y se pierden entre las flores.