adivinanzas para niños

No soy estación del Metro
ni soy estación del tren,
pero soy una estación
donde mil flores se ven.

 

más adivinanzas de la naturaleza...

¿Qué es, qué es, que te da en la cara y no lo ves?

Nicanor tenía un barco y con él surcaba el río; ¿era este un barco pequeño o este era un gran navío? Lee despacio, Encarnación, y hallarás la solución.

Nazco y muero sin cesar; sigo no obstante existiendo, y, sin salir de mi lecho, me encuentro siempre corriendo.

Nazco en lugares abruptos sin haber tenido padre y conforme voy muriendo va naciendo mi madre.

Son mis colores tan brillantes que el cielo alegro en un instante.

El cielo y la tierra se van a juntar; la ola y la nube se van a enredar. Vayas donde vayas siempre lo verás, por mucho que andes nunca llegarás.

Un convento bien cerrado, sin campanas y sin torres y muchas monjitas dentro, preparan dulces de flores.

En verano barbudo y en invierno desnudo, ¡esto es muy duro!

Como el algodón suelo en el aire flotar, a veces otorgo lluvia y otras, sólo humedad.

Llevo, sin ser arlequín, de colores mi librea, yo salgo de tarde en tarde y espero siempre a que llueva.