adivinanzas para niños

Entre dos murallas blancas
hay una flor colorada,
que con lluvia o con buen tiempo,
está siempre bien mojada.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Pozo hondo, soga larga, y si no se dobla no alcanza.

Tiene grandes pabellones, pero no tiene habitaciones.

Dos niñas asomaditas, cada una a su ventana, lo ven y lo cuentan todo, sin decir una palabra.

Adivina, adivinanza, tiene un solo ojo y una cara ancha.

Hay en la plaza nueva un monte, y en él dos cuevas. Más abajo un pozo hondo que tiene el brocal rojo. Altas ventanas, iguales, y en ellas, dos niñas bellas que, a través de los cristales, todo lo ven y lo observan.

¿Quién seré yo que encerrada soy donde quiera que voy, me encuentro siempre mojada y al cielo pegada estoy.

Dicen que son de dos, pero siempre son de una.

Porque no se caiga pagan, pero, si se cae, nadie se agacha a recogerlo.

No es reloj, pero hace TIC TAC, no usa pilas pero no para de andar...

Con ella vives, con ella hablas, con ella rezas y hasta bostezas.