adivinanzas para niños

Una capilla llena de gente
y un capellán en medio
que predica siempre

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Laterales parapetos, que van siempre por parejas, les encantan los secretos.

Formamos, como soldados, en una fila y somos carniceros toda la vida

Si aciertas esta pregunta, te anotarás un buen tanto: ¿qué cosa acabada en punta tienes entre risa y llanto?

Al revolver una esquina me encontré con un convento, las monjas vestidas de blanco, la superiora en el centro, más arriba dos ventanas, más todavía un par de espejos y en lo más alto la plaza donde pasean los caballeros.

Dos fuentes muy cristalinas están en medio de un llano y cuando las fuentes manan no está muy contento el amo.

Juntos vienen, juntos van, uno va delante, otro va detrás.

Dos niños en un andén, por más que se acerquen, no se ven. ¿Qué es?.

Adivina, adivinanza, tiene un solo ojo y una cara ancha.

Guardada en estrecha cárcel por soldados de marfil, está una roja culebra, que es la madre del mentir.

Sólo tres letras tengo pero tu peso yo sostengo. Si me tratas con cuidado, te llevaré a cualquier lado.