adivinanzas para niños

Una capilla llena de gente
y un capellán en medio
que predica siempre

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

En un huerto no muy llano hay dos cristalinas fuentes, no está a gusto el hortelano, cuando crecen las corrientes.

Sólo tres letras tengo pero tu peso yo sostengo. Si me tratas con cuidado, te llevaré a cualquier lado.

Son dos cortinas en dos ventanitas que bajando ocultan dos niñas bonitas.

Si los abro veo si los cierro sueño.

¿Qué planta será la que en el hombre está?

Juntos vienen, juntos van, uno va delante, otro va detrás.

Del nogal vengo, y en el cuello del hombre, me cuelgo.

Atrás panza y delante espinazo, aciértamelo pedazo de ganso.

Entre dos murallas blancas hay una flor colorada, que con lluvia o con buen tiempo, está siempre bien mojada.

Como la piedra son duros, para el perro un buen manjar, y sin ellos no podrías ni saltar ni caminar.