adivinanzas para niños

Laterales parapetos,
que van siempre por parejas,
les encantan los secretos.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Una señora, muy enseñoreada, siempre va en coche y siempre va mojada.

Cueva con treinta y dos machacantes que dispone de un solo habitante.

Cuando sonríes asoman blancos como el azahar unas cositas que cortan y que pueden masticar.

Dos niñas asomaditas, cada una a su ventana, lo ven y lo cuentan todo, sin decir una palabra.

Guardada en estrecha cárcel por soldados de marfil, está una roja culebra, que es la madre del mentir.

Hay en la plaza nueva un monte, y en él dos cuevas. Más abajo un pozo hondo que tiene el brocal rojo. Altas ventanas, iguales, y en ellas, dos niñas bellas que, a través de los cristales, todo lo ven y lo observan.

Uno larguito, dos más bajitos, otro chico y flaco, y otro gordazo.

Del nogal vengo, y en el cuello del hombre, me cuelgo.

¿Qué instrumento se puede escuchar, pero no se puede ver ni tocar?

Cinco hermanos muy unidos, que no se pueden mirar, cuando riñen aunque quieras, no los puedes separar.