adivinanzas para niños

Formamos, como soldados, en una fila
y somos carniceros toda la vida

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Dos hermanos sonrosados, juntos en silencio están, pero siempre necesitan separarse para hablar.

Una capilla llena de gente y un capellán en medio que predica siempre

Guardada en estrecha cárcel por soldados de marfil, está una roja culebra, que es la madre del mentir.

¿Qué es rojo por dentro, y amable por fuera?

Como la piedra son duros, para el perro un buen manjar, y sin ellos no podrías ni saltar ni caminar.

Uno larguito, dos más bajitos, otro chico y flaco, y otro gordazo.

Parecen persianas, que suben y bajan.

Dos niñas asomaditas, cada una a su ventana, lo ven y lo cuentan todo, sin decir una palabra.

Pozo hondo, soga larga, y si no se dobla no alcanza.

Enfundados siempre van y hay que tener cuidado con las patadas que dan.