adivinanzas para niños

Dos niñas asomaditas,
cada una a su ventana,
lo ven y lo cuentan todo,
sin decir una palabra.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Si los abro veo si los cierro sueño.

Guardada en estrecha cárcel por soldados de marfil, está una roja culebra, que es la madre del mentir.

Porque no se caiga pagan, pero, si se cae, nadie se agacha a recogerlo.

Vive en la panza y se enseña en ciertas danzas.

Oscuro fue mi nacimiento, y de blanco me vestí. Pocas personas me quieren, mas tienen respeto por mi. ¿Qué es?

Dos niñas asomaditas, cada una a su ventana, lo ven y lo cuentan todo, sin decir una palabra.

Pozo hondo, soga larga, y si no se dobla no alcanza.

Hay en la plaza nueva un monte, y en él dos cuevas. Más abajo un pozo hondo que tiene el brocal rojo. Altas ventanas, iguales, y en ellas, dos niñas bellas que, a través de los cristales, todo lo ven y lo observan.

Son dos cortinas en dos ventanitas que bajando ocultan dos niñas bonitas.

Una señora, muy enseñoreada, siempre va en coche y siempre va mojada.