adivinanzas para niños

Aunque sepas ésto,
mago no serás,
si no sabes dónde,
lo digerirás.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Al revolver una esquina me encontré con un convento, las monjas vestidas de blanco, la superiora en el centro, más arriba dos ventanas, más todavía un par de espejos y en lo más alto la plaza donde pasean los caballeros.

Uno larguito, dos más bajitos, otro chico y flaco, y otro gordazo.

Si los abro veo si los cierro sueño.

Como la piedra son duros, para el perro un buen manjar, y sin ellos no podrías ni saltar ni caminar.

Cinco hijitos tiene cada una y dan tortazos como ninguna.

Dos niñas asomaditas, cada una a su ventana, lo ven y lo cuentan todo, sin decir una palabra.

A muchos se lo suelen tomar si antes no se ha ido a pelar.

Dos hermanos sonrosados, juntos en silencio están, pero siempre necesitan separarse para hablar.

Atrás panza y delante espinazo, aciértamelo pedazo de ganso.

Adivina, adivinanza, tiene un solo ojo y una cara ancha.