adivinanzas para niños

Podrás tocarlos,
podrás cortarlos,
pero nunca contarlos.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Guardada en estrecha cárcel por soldados de marfil, está una roja culebra, que es la madre del mentir.

Pozo hondo, soga larga, y si no se dobla no alcanza.

Vive en la panza y se enseña en ciertas danzas.

Del nogal vengo, y en el cuello del hombre, me cuelgo.

Dos hermanos sonrosados, juntos en silencio están, pero siempre necesitan separarse para hablar.

Parecen persianas, que suben y bajan.

Sólo tres letras tengo pero tu peso yo sostengo. Si me tratas con cuidado, te llevaré a cualquier lado.

Dos fuentes muy cristalinas están en medio de un llano y cuando las fuentes manan no está muy contento el amo.

Si aciertas esta pregunta, te anotarás un buen tanto: ¿qué cosa acabada en punta tienes entre risa y llanto?

Aunque sepas ésto, mago no serás, si no sabes dónde, lo digerirás.