adivinanzas para niños

Dos niñas van a la par,
y no se pueden mirar.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Pozo hondo, soga larga, y si no se dobla no alcanza.

En la jirafa descuella, bajo la barba del rey, lo tiene cualquier botella, la camisa o el jersey.

Podrás tocarlos, podrás cortarlos, pero nunca contarlos.

Ordenes da, órdenes recibe, algunas autoriza, otras prohíbe.

Al revolver una esquina me encontré con un convento, las monjas vestidas de blanco, la superiora en el centro, más arriba dos ventanas, más todavía un par de espejos y en lo más alto la plaza donde pasean los caballeros.

Porque no se caiga pagan, pero, si se cae, nadie se agacha a recogerlo.

Si aciertas esta pregunta, te anotarás un buen tanto: ¿qué cosa acabada en punta tienes entre risa y llanto?

Dos niñas asomaditas, cada una a su ventana, lo ven y lo cuentan todo, sin decir una palabra.

Uno larguito, dos más bajitos, otro chico y flaco, y otro gordazo.

Tiene grandes pabellones, pero no tiene habitaciones.