adivinanzas para niños

Dos niñas van a la par,
y no se pueden mirar.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Podrás tocarlos, podrás cortarlos, pero nunca contarlos.

A muchos se lo suelen tomar si antes no se ha ido a pelar.

Hay en la plaza nueva un monte, y en él dos cuevas. Más abajo un pozo hondo que tiene el brocal rojo. Altas ventanas, iguales, y en ellas, dos niñas bellas que, a través de los cristales, todo lo ven y lo observan.

Cueva con treinta y dos machacantes que dispone de un solo habitante.

Son dos cortinas en dos ventanitas que bajando ocultan dos niñas bonitas.

Entre dos murallas blancas hay una flor colorada, que con lluvia o con buen tiempo, está siempre bien mojada.

Pozo hondo, soga larga, y si no se dobla no alcanza.

¿Quién seré yo que encerrada soy donde quiera que voy, me encuentro siempre mojada y al cielo pegada estoy.

Enfundados siempre van y hay que tener cuidado con las patadas que dan.

Dos hermanos sonrosados, juntos en silencio están, pero siempre necesitan separarse para hablar.