adivinanzas para niños

Son dos cortinas
en dos ventanitas
que bajando ocultan
dos niñas bonitas.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Al revolver una esquina me encontré con un convento, las monjas vestidas de blanco, la superiora en el centro, más arriba dos ventanas, más todavía un par de espejos y en lo más alto la plaza donde pasean los caballeros.

Laterales parapetos, que van siempre por parejas, les encantan los secretos.

¿Cuál es la mitad de uno?

Parecen persianas, que suben y bajan.

Hay en la plaza nueva un monte, y en él dos cuevas. Más abajo un pozo hondo que tiene el brocal rojo. Altas ventanas, iguales, y en ellas, dos niñas bellas que, a través de los cristales, todo lo ven y lo observan.

Juntos vienen, juntos van, uno va delante, otro va detrás.

Guardada en estrecha cárcel por soldados de marfil, está una roja culebra, que es la madre del mentir.

Dos hermanos sonrosados, juntos en silencio están, pero siempre necesitan separarse para hablar.

Del nogal vengo, y en el cuello del hombre, me cuelgo.

¿Qué instrumento se puede escuchar, pero no se puede ver ni tocar?