adivinanzas para niños

Cuando sonríes asoman
blancos como el azahar
unas cositas que cortan
y que pueden masticar.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Uno larguito, dos más bajitos, otro chico y flaco, y otro gordazo.

Del nogal vengo, y en el cuello del hombre, me cuelgo.

Dos niñas van a la par, y no se pueden mirar.

¿Qué instrumento se puede escuchar, pero no se puede ver ni tocar?

Son dos cortinas en dos ventanitas que bajando ocultan dos niñas bonitas.

Vive en la panza y se enseña en ciertas danzas.

Tengo un tabique en el medio y dos ventanas a los lados por las que entra el aire puro y sale el ya respirado.

Adivina, adivinanza, tiene un solo ojo y una cara ancha.

Parecen persianas, que suben y bajan.

Guardada en estrecha cárcel por soldados de marfil, está una roja culebra, que es la madre del mentir.