adivinanzas para niños

Enfundados siempre van
y hay que tener cuidado
con las patadas que dan.

 

más adivinanzas del cuerpo humano...

Del nogal vengo, y en el cuello del hombre, me cuelgo.

Guardada en estrecha cárcel por soldados de marfil, está una roja culebra, que es la madre del mentir.

¿Qué es rojo por dentro, y amable por fuera?

Dos fuentes muy cristalinas están en medio de un llano y cuando las fuentes manan no está muy contento el amo.

Hay en la plaza nueva un monte, y en él dos cuevas. Más abajo un pozo hondo que tiene el brocal rojo. Altas ventanas, iguales, y en ellas, dos niñas bellas que, a través de los cristales, todo lo ven y lo observan.

Parecen persianas, que suben y bajan.

Tengo un tabique en el medio y dos ventanas a los lados por las que entra el aire puro y sale el ya respirado.

Dos niñas asomaditas, cada una a su ventana, lo ven y lo cuentan todo, sin decir una palabra.

Tiene grandes pabellones, pero no tiene habitaciones.

Cuando sonríes asoman blancos como el azahar unas cositas que cortan y que pueden masticar.