adivinanzas para niños

Me pisas y no me quejo,
me cepillas si me mancho,
y con mi hermano gemelo
bajo tu cama descanso.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

El pie tapo al instante igual que si fuera un guante.

Con dos patas encorvadas y dos amplios ventanales quitan sol o dan visión según sean sus cristales.

Aunque la quite del agua, sigue en agua.

Juntos, en ovillo, duermen los mellizos; cuando se separan, estirados andan.

Aunque las adornamos a ellas cuando no tenemos carreras, la gente tiene manía de no llamarnos enteras.

Por la noche me lo pongo, por el día me lo quito y en la siesta lo uso un poquito.

Ani lloró todo el día; perdió lo que más quería

Tengo cinco habitaciones, en cada una un inquilino, en invierno cuando hace frío, están todos calentitos.

En las manos de las damas casi siempre estoy metido, unas veces desplegado otras veces recogido.

No me utilizan los patos más me llevan de apellido, con «Z» empieza mi nombre, ¡y ya el resto es pan comido!