adivinanzas para niños

Me pisas y no me quejo,
me cepillas si me mancho,
y con mi hermano gemelo
bajo tu cama descanso.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Una copa redonda y negra, boca arriba está vacía, boca abajo está llena.

El pie tapo al instante igual que si fuera un guante.

Mi ser por un punto empieza, por un punto ha de acabar, el que mi nombre acierte sólo dirá la mitad.

Puedes llevarlo en el pelo y, a veces, en los zapatos, se coloca en la cintura y en el rabo de los gatos.

Soy de piel o paño gordo y me adhiero a tu cuerpo, para que no pases frío cuando llega el invierno.

Con dos patas encorvadas y dos amplios ventanales quitan sol o dan visión según sean sus cristales.

Nuestra dueña nos coloca uno a cada lado, siempre pendientes, siempre colgados.

Ahí vienen dos: uno se moja y el otro no.

Me pones y me quitas, me tomas y me dejas, conmigo no tiritas y estoy hecho de madejas.

Juntos, en ovillo, duermen los mellizos; cuando se separan, estirados andan.