adivinanzas para niños

Ani lloró todo el día;
perdió lo que más quería

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Ani lloró todo el día; perdió lo que más quería

Rodeo cuellos y cuellos, tanto de ellas como de ellos.

Pisados, siempre en el suelo, recibiendo malos tratos, y sin señales de duelo.

Tienen justo cinco dedos como la mano; se rellenan en invierno, se vacían en verano.

Aunque las adornamos a ellas cuando no tenemos carreras, la gente tiene manía de no llamarnos enteras.

Destacan en las orejas creyéndose independientes, van casi siempre en parejas.

Una piel que es otra piel, una mano que no es mano y el frío se aguanta bien.

Colgada voy por delante y al hombre hago elegante.

En tus manos estoy limpio, en tus ventanas me ensucio, si sucio, me ponen limpio, si limpio, me ponen sucio.

Chiquito, redondo, barrilito sin fondo.