adivinanzas para niños

Ani lloró todo el día;
perdió lo que más quería

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

No he de darte más razones, sin mi perderías los pantalones.

Hoy cuando me levanté, puse uno en cada pie. Como no son los zapatos, dime tú... ¿qué puede ser?

Ahí vienen dos: uno se moja y el otro no.

Dos hermanitos muy igualitos, en llegando a viejecitos abren los ojitos.

Vivo en el campo y en una ciudad grande, y soy chico pero me usan por igual, si dices mi nombre solo dirás la mitad.

Chiquito, redondo, barrilito sin fondo.

Nuestra dueña nos coloca uno a cada lado, siempre pendientes, siempre colgados.

Resuélveme este dilema: «soy una, pero soy media».

Santa con nombre de flor, y, a pesar de este retrato, me confunden con zapato.

De pergaminos, o sedas, o papel hechos estamos; en verano gusto damos; las manos han de estar quedas, si es que nuestro oficio usamos.