adivinanzas para niños

Ani lloró todo el día;
perdió lo que más quería

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Nuestra dueña nos coloca uno a cada lado, siempre pendientes, siempre colgados.

En tus manos estoy limpio, en tus ventanas me ensucio, si sucio, me ponen limpio, si limpio, me ponen sucio.

Una copa redonda y negra, boca arriba está vacía, boca abajo está llena.

Resuélveme este dilema: «soy una, pero soy media».

Guardado en invierno, lo luzco en verano, es mi único traje en sitios de baño.

Aunque la quite del agua, sigue en agua.

De día llenos de carne, de noche con la boca al aire.

Mi ser por un punto empieza, por un punto ha de acabar, el que mi nombre acierte sólo dirá la mitad.

No he de darte más razones, sin mi perderías los pantalones.

Ahí vienen dos: uno se moja y el otro no.