adivinanzas para niños

No me utilizan los patos
más me llevan de apellido,
con «Z» empieza mi nombre,
¡y ya el resto es pan comido!

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Dos buenas piernas tenemos y no podemos andar, pero el hombre sin nosotros no se puede presentar.

Redondo, redondo, sin tapa, sin fondo.

Destacan en las orejas creyéndose independientes, van casi siempre en parejas.

Mi padre al cuello la ata y, poco a poco, la aprieta hasta llegar a su meta.

Ani lloró todo el día; perdió lo que más quería

Tengo copa y no soy árbol, tengo alas y no soy pájaro; protejo del sol a mi amo, en invierno y en verano.

Mi ser por un punto empieza, por un punto ha de acabar, el que mi nombre acierte sólo dirá la mitad.

Puedes llevarlo en el pelo y, a veces, en los zapatos, se coloca en la cintura y en el rabo de los gatos.

Pisados, siempre en el suelo, recibiendo malos tratos, y sin señales de duelo.

Ahí vienen dos: uno se moja y el otro no.