adivinanzas para niños

¿Que le pones a una caja que la hace más ligera?

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Sin ella en la mano ni entras ni sales, ni vas a la calle.

Es una caja habladora, que vive en todas las casas, y se calla a muy alta hora.

En el campo fui nacida, vestida de verdes ramas, y al pueblo me trajeron, para servir a las damas, a mí todo me regalan, caramelos, miel, melada, mas yo todo lo reparto, porque no sé comer nada.

Muy bonito por delante y muy feo por detrás; me transformo a cada instante, pues imito a los demás.

¿Quién pensaréis que yo soy, que cuanto más y más lavo, mucho más sucia me voy?

Si me mojas hago espuma, con ojitos de cristal, y tu cuerpo se perfuma, mientras llega mi final.

Habla y no tiene boca, oye y no tiene oído, es chiquito y hace ruido, muchas veces se equivoca.

Aunque tengo cuatro patas, yo nunca puedo correr, tengo la comida encima, y no la puedo comer.

Puede ser de Persia, puede ser de Ana, por más que se enrolle, se ve en la ventana.

Con mi cara tan cuadrada, lisa o con dibujitos, resignada y por los suelos, me repito, me repito...