adivinanzas para niños

Soy de cabeza redonda
y me sostengo en un solo pie.
Soy de tal fortaleza
que a Dios hombre sujeté.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Soy liso y llano en extremo, y, aunque me falta la voz, digo en su cara a cualquiera la más leve imperfección; contesto al que me pregunta sin lisonja ni aflicción, y si mala cara pone, la misma le pongo yo.

Está hecha de metal, de madera o de cristal y golpes siempre recibe cuando la entrada prohíbe.

Cabecita fría la noche haces día cuando te restriego, cabeza de fuego.

Dicen que tiene y no tiene, mucho pincha, poco retiene.

¿Quién será la desvelada, lo puedes tú discurrir? día y noche está acostada y no se puede dormir.

Ya ves, ya ves, tan claro que es. No me la adivines de aquí a un mes.

Llevo secretos a voces, corriendo por esos mundos y sin que nadie los oiga los doy en unos segundos.

Ruedo y ruedo, y en los bolsillos me quedo.

Aunque soy iluminada siempre me tienen colgada.

Un animalito con cuatro dientes, que nos trae comida muy diligente.