adivinanzas para niños

La cara que yo acaricio,
dejo de seda al momento,
porque ni un pelo se resiste
a mi marcha, ¡buen invento!

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Es verdad que tú le miras, es mentira que te ve, sois iguales uno al otro, está claro que eres él.

En el campo soy hallada y al fuego alimento. Donde quiera que soy llevada, es para darme tormento.

Está hecha de metal, de madera o de cristal y golpes siempre recibe cuando la entrada prohíbe.

Con mi cara tan cuadrada, lisa o con dibujitos, resignada y por los suelos, me repito, me repito...

¿Quién pensaréis que yo soy, que cuanto más y más lavo, mucho más sucia me voy?

En el buen tiempo a nadie marea, en cuanto llueve repiquetea.

Aunque yo nunca me mueva por mí suben, por mi bajan; soy de diversas materias y mi utilidad la halagan.

¿Qué cosa es si hace espuma, lava la ropa y huele muy bien?

Los tejados protejo y buenas canales dejo.

Durante el verano escondido, en el invierno encendido.