adivinanzas para niños

La cara que yo acaricio,
dejo de seda al momento,
porque ni un pelo se resiste
a mi marcha, ¡buen invento!

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Soy de cabeza redonda y me sostengo en un solo pie. Soy de tal fortaleza que a Dios hombre sujeté.

¿Quién será la desvelada, lo puedes tú discurrir? día y noche está acostada y no se puede dormir.

Pino sobre pino, sobre pino, lino, sobre lino, flores y alrededor amores.

Con mi cara tan cuadrada, lisa o con dibujitos, resignada y por los suelos, me repito, me repito...

Tiene un ojo y nada ve, por abrir no es cosa dura, sin embargo por cerrar, sí que cierra y sí que es dura.

Poseo dientes y ojos y para hacerme trabajar me has de meter en cerrojos.

Muy bonito por delante y muy feo por detrás; me transformo a cada instante, pues imito a los demás.

Sale de la sala, entra en la cocina, meneando la cola como una gallina.

Muchos golpes recibe cuando a la gente, la entrada prohíbe.

En el campo soy hallada y al fuego alimento. Donde quiera que soy llevada, es para darme tormento.