adivinanzas para niños

La cara que yo acaricio,
dejo de seda al momento,
porque ni un pelo se resiste
a mi marcha, ¡buen invento!

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Pino sobre pino, sobre pino, lino, sobre lino, flores y alrededor amores.

Ruedo y ruedo, y en los bolsillos me quedo.

Del techo al suelo, cortada y fina, tela con vuelo.

Soy de cabeza redonda y me sostengo en un solo pie. Soy de tal fortaleza que a Dios hombre sujeté.

Muy bonito por delante y muy feo por detrás; me transformo a cada instante, pues imito a los demás.

Al nacer fui maltratada, mi dueño me tiene amor, y aunque soy mujer honrada, me suele tener atada y con guardas mi señor.

A la entrada de tu casa algo suena si lo aprietan y tu sales presurosa a abrir deprisa la puerta.

¿Que le pones a una caja que la hace más ligera?

De mi madre nací yo, sin fundamento de padre, y luego me he muerto yo y de mi nació mi madre.

Poseo dientes y ojos y para hacerme trabajar me has de meter en cerrojos.