adivinanzas para niños

Sube llena,
baja vacía,
y si no se da prisa,
la sopa se enfría,

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Adivíname ésa.

Del techo al suelo, cortada y fina, tela con vuelo.

Cuatro patas tiene y no puede andar también cabecera sin saber hablar.

Dicen que tiene y no tiene, mucho pincha, poco retiene.

Con mi cara tan cuadrada, lisa o con dibujitos, resignada y por los suelos, me repito, me repito...

Soy liso y llano en extremo, y, aunque me falta la voz, digo en su cara a cualquiera la más leve imperfección; contesto al que me pregunta sin lisonja ni aflicción, y si mala cara pone, la misma le pongo yo.

Yo tengo calor y frío, y no frío sin calor, y sin ser ni mar ni río, peces en mí he visto yo.

En lo más alto me ponen para que el viento me dé, soy guía para los hombres y siempre estoy de pié.

Cuando te veo me ves, cuando me ves te veo, y no te parezco feo.

Golpe va, golpe viene y en su puesto se mantiene.