adivinanzas para niños

Puede ser de Persia,
puede ser de Ana,
por más que se enrolle,
se ve en la ventana.

 

más adivinanzas de cosas de la casa...

Es verdad que tú le miras, es mentira que te ve, sois iguales uno al otro, está claro que eres él.

Fui a la plaza y compré un negrito. Llegué a la casa y se puso coloradito. ¿Qué es?

En un cuarto me arrinconan sin acordarse de mí, pero pronto van a buscarme cuando tienen que subir.

Sube llena, baja vacía, y si no se da prisa, la sopa se enfría,

Está hecha de metal, de madera o de cristal y golpes siempre recibe cuando la entrada prohíbe.

En la mesa me ponen y sobre mí todos comen.

En los baños suelo estar, aunque provengo del mar.

A la entrada de tu casa algo suena si lo aprietan y tu sales presurosa a abrir deprisa la puerta.

Pequeña como una pera y alumbra la casa entera.

Como conoce la clave, gira por su laberinto y deja entrar al recinto.