adivinanzas para niños

Santa con nombre de flor,
y, a pesar de este retrato,
me confunden con zapato.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

De día llenos de carne, de noche con la boca al aire.

No me utilizan los patos más me llevan de apellido, con «Z» empieza mi nombre, ¡y ya el resto es pan comido!

Tienen justo cinco dedos como la mano; se rellenan en invierno, se vacían en verano.

Resuélveme este dilema: «soy una, pero soy media».

Redondo, redondo, sin tapa, sin fondo.

Aunque la quite del agua, sigue en agua.

Por la noche me lo pongo, por el día me lo quito y en la siesta lo uso un poquito.

Mi padre al cuello la ata y, poco a poco, la aprieta hasta llegar a su meta.

Una copa redonda y negra, boca arriba está vacía, boca abajo está llena.

Tamaño de una cazuela, tiene alas y no vuela.