adivinanzas para niños

Redondito, redondón,
no tiene tapa ni tapón.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Destacan en las orejas creyéndose independientes, van casi siempre en parejas.

No me utilizan los patos más me llevan de apellido, con «Z» empieza mi nombre, ¡y ya el resto es pan comido!

Tienen justo cinco dedos como la mano; se rellenan en invierno, se vacían en verano.

Me pones y me quitas, me tomas y me dejas, conmigo no tiritas y estoy hecho de madejas.

Tengo cinco habitaciones, en cada una un inquilino, en invierno cuando hace frío, están todos calentitos.

Juntos, en ovillo, duermen los mellizos; cuando se separan, estirados andan.

Vivo en el campo y en una ciudad grande, y soy chico pero me usan por igual, si dices mi nombre solo dirás la mitad.

Pisados, siempre en el suelo, recibiendo malos tratos, y sin señales de duelo.

Santa con nombre de flor, y, a pesar de este retrato, me confunden con zapato.

Se pone para dormir, aunque no es un camisón, puede ser de lana, seda o algodón.