adivinanzas para niños

Redondito, redondón,
no tiene tapa ni tapón.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Tengo cinco habitaciones, en cada una un inquilino, en invierno cuando hace frío, están todos calentitos.

Nuestra dueña nos coloca uno a cada lado, siempre pendientes, siempre colgados.

Mi padre al cuello la ata y, poco a poco, la aprieta hasta llegar a su meta.

Para salir a la esquina ponte pan en el talón y camina.

Me pisas y no me quejo, me cepillas si me mancho, y con mi hermano gemelo bajo tu cama descanso.

Se pone para dormir, aunque no es un camisón, puede ser de lana, seda o algodón.

Hoy cuando me levanté, puse uno en cada pie. Como no son los zapatos, dime tú... ¿qué puede ser?

Resuélveme este dilema: «soy una, pero soy media».

Aunque las adornamos a ellas cuando no tenemos carreras, la gente tiene manía de no llamarnos enteras.

Me pones y me quitas, me tomas y me dejas, conmigo no tiritas y estoy hecho de madejas.