adivinanzas para niños

Una piel que es otra piel,
una mano que no es mano
y el frío se aguanta bien.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Juntos, en ovillo, duermen los mellizos; cuando se separan, estirados andan.

Mi padre al cuello la ata y, poco a poco, la aprieta hasta llegar a su meta.

Tengo cinco habitaciones, en cada una un inquilino, en invierno cuando hace frío, están todos calentitos.

Por la noche me lo pongo, por el día me lo quito y en la siesta lo uso un poquito.

Aunque las adornamos a ellas cuando no tenemos carreras, la gente tiene manía de no llamarnos enteras.

Con dos patas encorvadas y dos amplios ventanales quitan sol o dan visión según sean sus cristales.

Hoy cuando me levanté, puse uno en cada pie. Como no son los zapatos, dime tú... ¿qué puede ser?

Vivo en el campo y en una ciudad grande, y soy chico pero me usan por igual, si dices mi nombre solo dirás la mitad.

No me utilizan los patos más me llevan de apellido, con «Z» empieza mi nombre, ¡y ya el resto es pan comido!

Rodeo cuellos y cuellos, tanto de ellas como de ellos.