adivinanzas para niños

Con dos patas encorvadas
y dos amplios ventanales
quitan sol o dan visión
según sean sus cristales.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Hoy cuando me levanté, puse uno en cada pie. Como no son los zapatos, dime tú... ¿qué puede ser?

Me lleváis, me traéis, y si sois nuevos quizás me mordéis.

Mi padre al cuello la ata y, poco a poco, la aprieta hasta llegar a su meta.

Pisados, siempre en el suelo, recibiendo malos tratos, y sin señales de duelo.

Una copa redonda y negra, boca arriba está vacía, boca abajo está llena.

No me utilizan los patos más me llevan de apellido, con «Z» empieza mi nombre, ¡y ya el resto es pan comido!

Soy de piel o paño gordo y me adhiero a tu cuerpo, para que no pases frío cuando llega el invierno.

Mi ser por un punto empieza, por un punto ha de acabar, el que mi nombre acierte sólo dirá la mitad.

Ani lloró todo el día; perdió lo que más quería

Resuélveme este dilema: «soy una, pero soy media».