adivinanzas para niños

Con varillas me sostengo
y con la lluvia voy y vengo.

 

más adivinanzas de ropa y vestuario...

Ahí vienen dos: uno se moja y el otro no.

No me utilizan los patos más me llevan de apellido, con «Z» empieza mi nombre, ¡y ya el resto es pan comido!

Pisados, siempre en el suelo, recibiendo malos tratos, y sin señales de duelo.

Vivo en el campo y en una ciudad grande, y soy chico pero me usan por igual, si dices mi nombre solo dirás la mitad.

Me lleváis, me traéis, y si sois nuevos quizás me mordéis.

Destacan en las orejas creyéndose independientes, van casi siempre en parejas.

Tengo corazón sin ser persona, tengo bata sin ser mujer. y el hombre elegante me lleva delante.

Aunque las adornamos a ellas cuando no tenemos carreras, la gente tiene manía de no llamarnos enteras.

Se pone para dormir, aunque no es un camisón, puede ser de lana, seda o algodón.

Dos guaridas cálidas con sus escondrijos, para dos hermanas y sus quintillizos.